El miedo en el trabajo te convierte en mediocre y prescindible… #RRHH

Banco de imágenes shutterstock By Ricardo Hernandez
Banco de imágenes www.shutterstock.com By Ricardo Hernández

 

La pasada semana y a raíz de la preparación de una conferencia que me habían solicitado ahondé en profundidad sobre el tema del Miedo.

Tras una curación de contenidos sobre el tema encontré varios artículos (entre ellos, en los blogs El Confidencial y Zona J)  que coincidían bastante sobre los tipos de miedos más o menos universales que tenemos en mayor o menor medida por lo general todas las personas.

Mi objetivo del post de hoy es bajar algunos de esos miedos al mundo laboral.

  • Miedo a la muerte: Es el miedo a desaparecer, el miedo a perder nuestro status dentro de la empresa o puesto de trabajo, el pánico a ser despedidos o a tener muchas posibilidades de aparecer en la lista de personas prescindibles.

Cuando este miedo se nos apodera, en lo más hondo de nuestro corazón sabemos que algo no estamos haciendo bien, de lo contrario no lo sentiríamos. Cuando llegamos a este punto es muy posible que sea el momento de replantearnos a nosotros mismos si vale la pena continuar. Podemos hacer dos cosas, dejarnos llevar por la inacción y esperar a ver qué pasa o dejar de alimentar al monstruo buscando resolver la situación.

Sólo una actitud proactiva hará o bien que quienes han decidido sobre tu futuro laboral cambien de opinión, o que seas tú mismo quien te pongas en valor para dejar de sentirlo… No podemos sentirnos morir dentro de la organización ni convertirnos en “walking deads” de forma consciente y consentida porque la mella que dejará en nosotros será de carácter grave y marcará, seguro, nuestras siguientes etapas profesionales.

  • Miedo a la pérdida de autonomía: Miedo a sentirnos atrapados, inmovilizados, controlados por acciones de terceros. Una situación más común de lo que nos pensamos y que nos atrapa haciendo que nos sintamos cada vez más lejos de nuestra área de influencia dentro de la organización.

La llegada de un nuevo jefe marcando el territorio, el compañero/a promocionado/a que de repente pasa a ser nuestro responsable, un cambio de funciones que nos obliga a salir de nuestra zona de confort y hace que, independientemente del tiempo que lleves demostrando lo bueno que eres sientas que estás de nuevo en la casilla número cero…

Sólo existe una buena solución y es volver a recuperar esa autonomía haciendo de este problema una nueva oportunidad realizando el trabajo desde otra perspectiva, recuperar la confianza perdida y volver a empezar a partir de las nuevas reglas de juego establecidas. Si aportas valor, si eres bueno en lo que haces y mantienes una actitud de cambio las cosas funcionarán, de lo contrario, fracasarás estrepitosamente y quizás seas tú mismo/a quien prepares, de forma inteligente, tu equipaje.

  • Miedo a la Soledad: Temor al abandono, a sentirnos rechazados o despreciados ya sea por nuestro jefe o compañeros de trabajo.

Este tipo de miedo es el que nos hace a veces, hacernos ir en contra de nuestros valores por dejarnos llevar por la marea de la aceptación por parte de los demás… Nos vuelve mediocres, nos hace decir cosas que no sentimos, nos vuelve envidiosos y tediosos hasta que un día no somos capaces de reconocernos en un espejo.

No podemos pretender gustar a todo el mundo, mientras intentamos que eso sea así perdemos foco y empleabilidad. No se trata de brillar por ser el más aceptado si no por ser el mejor en el trabajo.

Las amistades en el trabajo son sanas y necesarias pero no deben ser nunca el motivo principal de nuestra existencia en nuestro puesto de trabajo, el respeto de los demás se gana siendo fieles a los valores que nos mueven a nosotros, no a los demás y mantenerlos significa una gran parte del éxito de nuestra vida personal y profesional.

  • Miedo al Fracaso: Miedo a innovar, a proponer, a pensar en hacer las cosas diferentes, miedo a promover nuevos procesos a instaurar cambios necesarios por el que dirán…

No hay éxito laboral sin fracasos previos de los que aprender.

No estamos en las organizaciones para “Estar” sino para “Aportar Valor” y eso es lo que nos hace diferentes de los demás.

Las ideas deben compartirse, las ideas bien merecen personas soñadoras capaces de llevarlas al mundo real.

El fracaso, sólo es fracaso, pero si esa idea triunfa es algo que no tiene precio y que hoy en día es más necesario y valorado que nunca porque es lo que las empresas necesitan.

  • Miedo al cambio: Salir de nuestra zona de comodidad, tener que demostrar de nuevo, dejar un procedimiento para entrar en otro de mejora, cambiar de rol… Una vez más el temido abandono de nuestra bonita y controlada zona de confort.

Ya conocéis esta frase anónima que suelo recuperar de forma regular “la zona de confort es un bonito lugar pero nada crece allí…»

No hay que tener miedo al cambio si no verlo como una nueva oportunidad de crecimiento, de desarrollo, de poder pasar a la acción.

No hay que temer a desaprender para aprender de nuevo, a perder una estabilidad que lo que hace es instaurarnos en una rutina insana que merma nuestras capacidades y las acalla.

  • Miedo al Futuro: El no saber qué va a pasar en unos días, meses o años. Lo sabemos, sabemos que vivimos en un mundo laboral incierto donde los trabajos para toda la vida se han acabado.

Se trata de aceptarlo y de tomar medidas suficientes para poder dar la bienvenida a ese futuro con valentía y seguridad.

Formación, desarrollo, adquisición de competencias digitales y emocionales serán lo que marquen nuestra diferencia en este nuevo mercado.

No nos podemos sentar a esperar con miedo, hay que salir al ruedo con las decisiones necesarias para que nuestra empleabilidad actual no se vea mermada en el futuro.

No aprovechar todos los nuevos entornos para mantenernos en estado permanente de aprendizaje, hoy por hoy, ya no es ni tan siquiera admisible para cualquier profesional que se precie de serlo.

 

Recuerda siempre que… Hacer de tu vida personal y profesional algo extraordinario está en tus manos, tú decides a través de tus acciones y decisiones de hoy, el futuro en el que quieres estar.

Frase del libro Smile 2 de Rubén Turienzo
Frase del libro Smile 2 de Rubén Turienzo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Últimos posts

La clave del éxito de tu marca personal pasa por construir tu entorno personal de aprendizaje (#EPA / #PLE)_evacolladoduran.com
#TransformacionDigital

La clave del éxito de tu Marca Personal pasa por construir tu entorno personal de aprendizaje (#EPA / #PLE)

Leer más →
10+10 Aprendizajes 2020_evacolladoduran.com
#TransformacionDigital

10 + 10 Aprendizajes profesionales #MarcaPersonal #RRHH #TransformacionDigital

Leer más →
IMG-6831
#TransformacionDigital

Coherencia, ahora más que nunca #MarcaPersonal #RRHH

Leer más →
shutterstock_350844614
#TransformacionDigital

La templanza… la mejor aliada de tu marca personal en estos momentos. #RRHH #MarcaPersonal

Leer más →

Libros y cursos

MARCA ERES TÚ

Mejora tu futuro profesional a través de tu marca personal

EL MUNDO CAMBIA, ¿Y TÚ?

Claves para diseñar tu futuro profesional en plena era digital

IMPULSA TU LIDERAZGO DIGITAL

Mejora tu futuro profesional a través de tu marca personal